domingo, 30 de diciembre de 2007

Mi Azul

Pintemos nuestras almas
Pongámosle los colores que encontramos aquella noche lunar
El azul del cielo se mostraba tan nítido, ¿recuerdas?
Tan nítido que nos permitió observar el tan radiante brillo de las estrellas que iluminaban nuestro camino sin rumbo,
no teníamos rumbo pero nos guiaba nuestro único destino, el estar siempre juntos.
Cada día que pasa me enamoro más de ti, te has convertido en la persona más importante en mi vida.
Ahora que eres parte de mis días, no paro de preguntarme: ¿Qué será de mi vida si algún día te perdería?...

1 comentario:

Kathyta dijo...

Oye no conocia el lado poetico de rubeola!!! muy bien ah! aunke....tendria que saber mas de eso...para opinar!! ;) nos vemos