domingo, 11 de noviembre de 2007

Él nos busca y nosotros lo olvidamos

No lo busqué pero él me miró
Una alfombra con flores lo esperaba
Y yo crucé por su enfrente
Sentí su calor
Por segundos estuvimos juntos
Él tenía lo ojos cerrados, la cabeza gacha,
sus manos con heridas y sus piernas cruzadas
Yo caminaba contando mis penas
No esperaba encontrarlo
Yo no fui él vino hacia mí
Siempre nos da una mano
Nos acordamos de él en los peores momentos
Nunca nos olvida, nosotros lo olvidamos
Gracias Señor de Los Milagros…

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Esta invasión de personajes sin rostro, o en este caso sin nombre, me recuerda mucho a las novelas de Saramago; jamás somos libres de nuestra propia individualidad. Debe ser un orgullo, sentirte comparado con alguien que escribe tan bien, que ha sorprendido con su capacidad de mirar sin mirar, pero no te sientas flotando en las nubes, pues la única forma de flotar es caer... Es una lástima que se busque en lugares donde no hay respuestas. No tengo que caer en la bajeza de esperar conocer quien eres, como todo cobarde, no lo harás... Todos nos equivocamos; nunca conocemos a nadie por completo...

"Quien es auténtico, asume la responsabilidad por ser lo que es y se reconoce libre de ser lo que es" de Jean Paul Sartre para Ud.

PD: Todo esto tiene mucho de risible, pero nada de interesante.

Anónimo dijo...

No se supone que tienen que comentar lo que ella escribe?

Vaya perdedores...

gatorade dijo...

el otro día me puse a ver "un hombre en llamas" (una peli)

estaba como loca buscando la canción del final

entre a traves del blog de aaron

y lo priemro ke escucho es esta preciosa canción!

=)

genial